Translate to your language

Si eres un dibujante o guionista, estás preparando un proyecto de comic para nuestro mercado o el francés y deseas mostrarlo en este blog, solo tienes que ponerte en contacto conmigo a la siguiente dirección:
autoresenobras(arroba)gmail.com.

miércoles, 22 de junio de 2011

Teresa Valero / Montse Martín - Entrevista - Curiosity Shop


TERESA VALERO (GUIÓN)


MONTSE MARTÍN (DIBUJO)

- Aventuras, acción, intriga, documentación histórica, unas gotitas de romanticismo y al horno. Estos son los ingredientes con los que habéis “cocinado” vuestra historia, parece que no os falta ninguno, pero ¿Cuáles creéis que son los ingredientes INDISPENSABLES para “fabricar” una buena BD?


TERESA:
Uy, ojalá lo supiera. Por mi parte, cuando escribo intento dejarme guiar por los consejos de dos grandes cineastas: Billy Wilder y Howard Hawks. Así, procuro "no aburrir" y también "dejar que hablen las emociones". Creo que al escribir uno intenta poner en su relato todo aquello que le gusta encontrar cuando lee. Siempre me han encantado los folletines con muchos personajes, las sagas familiares, las novelas río que siguen las peripecias de un protagonista a lo largo de los años... y también me apasiona leer historias de la Historia. Por eso me pareció interesante un relato que nos permitiera seguir la evolución personal, ideológica e intelectual de Max, el personaje principal, al mismo tiempo que las sacudidas y avatares que sufrió el mundo durante el pasado siglo. Creo que no se trata tanto de obligarse a guisar la trama con suspense, intrigas, dilemas morales, amores que comienzan o pasiones interesadas, como que todos esos ingredientes están ya presentes en cualquier historia, no sólo en la del siglo XX, en la de cualquier otra época, en las pequeñas historias de los seres humanos y uno los descubre una y otra vez cuando bucea en el pasado u observa lo que le rodea. Son los ingredientes que conforman la existencia.

MONTSE:
Creo que no hay una fórmula magistral para hacer un buen tebeo, no existe realmente una "receta" única. ¿Se pueden comparar a Van Hamme y a Zentner, por ejemplo? ¿A Pellejero y a Paco Roca? Cada uno de ellos tiene un estilo totalmente distinto, y sin embargo, todos son geniales y escriben/dibujan historias únicas... Esa es una de las ventajas del tebeo, se tiene una casi total libertad para contar una historia de cualquier género y hacerlo de la forma que consideres más oportuna. Puedes tomar muchos caminos, y todos serán acertados, porque cada uno tiene gustos dispares y formas muy distintas de expresarse. Hay que intentar, eso si, disfrutar siempre con el trabajo que tengas entre manos, y ejecutarlo lo mejor que puedas. Conectar con el lector, divertirle o conmoverle, es lo más complicado.

- Con tantos “ingredientes” como decíamos antes, he de reconocer que a mi ya me habéis atrapado ¿de cuantos números consistirá la serie?

TERESA:
Es una serie abierta. La idea de base es hacer aventuras independientes que se desarrollen en años sucesivos. Así, el próximo "caso" en el que se implicará Max Prado será en 1915, el siguiente en 1916 y así hasta que el público, soberano, diga basta.

MONTSE:
Uy… eso nunca se sabe, es la editorial y el público quienes mandan realmente… De todos modos, la idea inicial es seguir las andanzas vitales de Max, según va cumpliendo años, "adornada" de los acontecimientos sociales que la rodean, así que podemos decir que es una serie pensada para que tenga un gran recorrido.

- Ofrecéis, al principio, una gran cantidad de documentación al lector que sirve para ponerle en situación (aún a riesgo de saturación) Tras la lectura, parece un recurso acertado, pues luego la historia fluye de una forma natural y en ningún caso se hace pesada

TERESA:
Estas decisiones resultan siempre arriesgadas y el equilibrio es precario: dar demasiada información sobre el marco histórico al lector puede resultarle abrumador y poco interesante, ofrecerle muy poca puede dificultarle la comprensión de determinados puntos del relato. En mi caso (no se si lo habré conseguido finalmente) intenté que el álbum tuviera varios niveles de lectura, que resultase una obra de acción más o menos ligera y entretenida para aquellos a los que los datos no les interesan especialmente. Me gustaría que este lector tuviera al final de la lectura una sensación básicamente "emocional": Este tipo es un ambicioso, este odia a su padre, aquí hay amor, aquí hay traición... independientemente de una comprensión profunda de los acontecimientos digamos "superiores" que pueden estar sucediendo como telón de fondo y afectando a los personajes de diferentes maneras.

Para los apasionados de la historia, aquellos con conocimientos más o menos amplios sobre la época de referencia, o simplemente para los curiosos que desean saber un poco más sobre lo que pasaba entonces, el álbum ofrece indicios, señales y también algunos datos concretos sobre la situación política o ideológica de la España de 1914, de la Europa de pre-guerra o de posturas filosóficas como la Teosofía, heredera del Neo-platonismo, "unicistas" como la idea de una lengua conciliadora que será finalmente pervertida... Me gusta pensar que este tipo de información pueda despertar en el lector que ya la conoce el placer del reconocimiento (hay varios personajes reales escondidos en las viñetas) y en el curioso, el interés por descubrir o investigar.

MONTSE:
Bueno, sobre todo en el primer tomo, que es de "presentación", tanto de los personajes como del entorno… Era necesario dar datos- aunque algunos parezcan superfluos, ante todo son necesariamente documentativos- para situar a los lectores que no conocen esa época, intentando no perder la linea argumentativa principal. Pero, aunque no se lo parezca al lector, Teresa hizo un gran trabajo de síntesis, ya que cuando encuentras tanta documentación interesante, en un momento social y político tan intenso, intentas a toda costa meter toda esa información, todo te parece importante y provechoso...


- Situáis el relato entre Barcelona y Madrid ¿otro riesgo considerando que el público al que va dirigido es (en principio) el francés? ¿Qué habéis ganado situando la lectura en España? ¿Abriréis las fronteras a la protagonista en los próximos números?

TERESA:
A mi juicio hemos ganado, ante todo, movernos por un terreno que nos es conocido, lo que redunda en que la obra sea, al menos, honesta. No creo que situar esta primera aventura en España sea un riesgo en cuanto al público francés, dudo que haya una evidencia de que los lectores rechacen las historias que no suceden en su lugar de residencia. El éxito del cine o la novela americana o más recientemente la novela negra escandinava demuestra que los lectores pueden estimar una historia que transcurre en un entorno que les es ajeno. Sin embargo, efectivamente nuestra idea es hacer viajar a la protagonista, primero la España del contrabando, luego la Francia de las trincheras, después la Europa de la guerra y las revoluciones y luego dónde el viento la lleve (y el público nos acompañe)...

MONTSE:
Si, nuestra idea es viajar con Max por multitud de países y documentarnos acerca de la situación social y política de cada uno de ellos. Aun no sabemos a ciencia cierta qué opina el público francés -tan acostumbrado a ver retratadas en bd sus propias ciudades, en especial París-, si le interesa o no, el tebeo acaba de salir, como quien dice... Lo que si parece claro es que no es muy habitual situar un tebeo en España, y mucho menos en Madrid. Las dos somos madrileñas, así que la idea de retratar nuestro entorno más conocido nos divertía mucho, y a mi, como dibujante, me resultó un reto tremendo, y a la vez, un pequeño estímulo, porque es muy entretenido y muy curioso averiguar los grandes cambios que tu propia ciudad ha ido sufriendo con el tiempo.


- Max, nuestra protagonista, juega con su padre a un curioso juego que consigue hacer que ésta se interese por la lectura y la convierte en una chica muy curiosa
¿Qué influencia, a vuestra opinión, tenemos los padres en el carácter de nuestros hijos?

TERESA:
Antes de ser madre yo creía que la educación era un 80% de la base de la personalidad. Ahora se que no. La educación tiene, por supuesto, un peso innegable sobre la formación de la persona, pero tengo la impresión de que el carácter lleva las de ganar. De hecho, el padre de Max Prado nunca consigue con su sistema de premios escondidos en libros hacer que su hija adopte sus gustos literarios. Ella se mantiene siempre fiel a Dickens.

MONTSE:
El padre de Max usa esos pequeños juegos para "instruir" a su hija, para que lea filosofía, o matemáticas… aprovechándose de la curiosidad natural de la pequeña. Se podría decir que es un padre atípico, en una época en la que la mujer estaba excluida y pasaba por todo tipo de dificultades para desempeñar cualquier papel que no fuera esposa y madre. Pero ella no puede evitar sus preferencias por Dickens, que lee con su madre, quien es la otra gran influencia didáctica y afectiva que opera sobre Max, a pesar de su ausencia.
Y bueno, yo no tengo hijos... a mi siempre me ha dado la sensación de que la educación paterna nos influye si o si, queramos o no. Más tarde o más temprano, por muy rebeldes que podamos haber sido en el pasado, llegamos a un punto de total pacto o armonía con nuestros padres, y descubrimos (algunos con horror y otros con asombro) lo mucho que nos parecemos a ellos.


- El tebeo está lleno de acertijos que, poco a poco, se nos van desvelando, consiguiendo de esta manera que el lector entre en “el juego de la curiosidad” que parece ser el motor de la obra


TERESA:
Sí, la curiosidad es una de las ideas recurrentes en este primer tomo. Como dije antes, me gusta mucho imaginarme a algún lector de Curiosity buscando en Wikipedia o de otro modo qué es el sionismo o cual de nuestros reyes era llamado "el Africano" y por qué. Por supuesto, también resulta clave mantener el interés sobre los descubrimientos que Max va haciendo y que le revelan la doble vida, también fracasada, de su padre. La curiosidad es la que hace avanzar esta historia, tanto para la protagonista como para el lector que la acompaña. Me atrevería a decir que seguramente este tebeo no le resulte muy interesante a alguien carente de curiosidad.

MONTSE:
La curiosidad de los personajes, y sus decisiones ante ésta, son precisamente los factores que mueven la historia. En especial Max, a quien nadie le da una explicación y vive en un desconcierto constante. Pero otra vez es su padre quien espolea la curiosidad de su hija, a través de ciertos objetos.
Aparte de un gigantesco exámen de dibujo, para mi, este primer tomo de Curiosity ha supuesto también un empujón, una ayuda a levantar la cabeza y observar mi entorno y mi ciudad con ojos diferentes, con genuina curiosidad, buscando el dato y el detalle de pequeñas cosas que están ahí para que las miremos y las recordemos, pero que olvidamos continuamente.

- Abrís el tebeo con la frase de Dorothy Parker “La curiosidad cura el aburrimiento, no hay cura para la curiosidad”
¿Valoráis la curiosidad en las personas como algo positivo o negativo?


TERESA:
Eso siempre depende de si uno sufre la curiosidad de otros o es uno mismo el curioso! Sufrir el curioseo ajeno puede ser molesto, pero "ejercer" la curiosidad es un placer. Para mí, la curiosidad es esencial para crecer, aprender y evolucionar. Sin curiosidad no hay búsqueda y sin buscar uno sólo puede encontrar a golpe de fortuna, e incluso dejar pasar desapercividos esos encuentros fortuitos. Mirar el mundo con curiosidad significa redescubrirlo cada día, hacer un nuevo esfuerzo de comprensión, ejercitar la tolerancia, el escepticismo y el pensamiento crítico a partes iguales. Realmente dudo que se pueda vivir sin curiosidad.

MONTSE:
La curiosidad nunca puede ser negativa, aunque también es cierto que si haces preguntas, puedes recibir respuestas que no te gusten. Pero no hay nada que me parezca más triste que encontrarse con personas que no muestran interés por nada en absoluto, o que no intentan mínimamente ampliar sus propios horizontes personales.

- Españolas, mujeres... ¿Creeís que aún siguen siendo hándicaps para poder publicar en el mercado francés o para el español o ya han dejado de serlo?


TERESA:
Yo nunca he tenido ninguna dificultad para publicar o trabajar, tanto en este medio como en la animación que es mi ocupación principal. Nunca he sentido (ni me han hecho sentir) que había alguna diferencia entre un hombre y yo, o entre nuestros trabajos o nuestras obras. Lo que sí es extraño, es que una vez que publicas, sin que nadie haya hecho nunca referencia a tu sexo, esta pregunta que tú nos haces ahora se repite sorprendentemente, del mismo modo que se repetiría si fuesemos hipopótamos azules haciendo bolillos... ;)
Tal vez sea sólo mi experiencia, pero es cierto que nunca he sentido en carnes propias, ni en este medio ni en la animación, el ser mujer como algo que me hiciera más difícil el trabajo o el futuro. Esta profesión es complicad, es cierto, muy competitiva, insegura... entran en juego muchas cosas: la suerte, el talento, el oficio, la oportunidad, los contactos, los conocimientos, la ambición, y también, en determinados momentos, quién eres y de dónde vienes. Es cierto que la introducción de los "españoles" en Francia no era nada fácil hace algún tiempo y que le debemos muchísimo a Munuera y a Sergio García por abrir ese camino hasta entonces casi vedado... Pero yo prefiero pensar que este tipo de dificultades para publicar obedecen a cuestiones principalmente comerciales, a estrategias de mercado y a decisiones básicamente conservadoras de los editores que se juegan los dineros al editar un libro. Hasta que estos autores y muchos que vinieron detrás, demostraron que podían realizar historias de éxito como Blacksad, Jazz Maynard o Ken Games, (entre otros que están allí dando lo mejor de sí mismos), imagino que les asustaba que lo que pudiera contar un español les importase un pito a los lectores franceses o les sonase a chino. Igualmente, si el público lector de bd franco-belga es mayoritariamente masculino, es comprensible que les genere algunas dudas editar las obras de una mujer, si creen que sus historias van dirigidas principalmente a mujeres y pueden no interesar tanto a los hombres... pero me resisto a pensar que hay sexismo o chauvinismo detrás de estas reticencias como me resisto al victimismo. Creo que hay lógica empresarial, y que a menudo, además, no funciona, porque el éxito suele ser de los osados.

MONTSE:
Yo creo que no es un handicap es absoluto, y no estoy segura de que lo haya sido en algún momento... pero parece tristemente inevitable que se nos pregunte por esto, sobre todo en España. La verdad es que no he tenido dificultades de encontrar trabajo a causa de mi sexo, lo digo honestamente. No sé si existe extrañeza por ser mujeres que hacen tebeos, o que hacen tebeos de este corte, acostumbrados como estamos a que, usualmente, los tebeos más visibles hechos por manos femeninas parezcan ser aquellos de temática más "ligera".
El mundo laboral femenino- no sólo hablo de tebeos- se amplía de manera paulatina, es una evolución natural, y cada vez hay más mujeres interesadas en dibujar cómics, y que se lanzan a desarrollar cualquier género y estilo.


- Ambas venís de publicar historias para un público más joven. ¿Dónde os sentís más cómodas? ¿Es igual el grado de satisfacción personal?


TERESA:
De hecho, en mi caso, el máximo de satisfacción personal lo produce que exista la posibilidad de pasar de una historia cómica e infantil como Brujeando a una serie más dramática de aventuras históricas. Para alguien cuyo objetivo es inventar historias no hay nada más frustrante que moverse siempre entre los mismos parámetros, sin poder medirse en nuevos retos, nuevos formatos, nuevos registros.

MONTSE:
Me gusta trabajar para niños y para adultos, siempre encuentro edificante dibujar, y hacerlo lo mejor posible, dentro de mis posibilidades. Cuando abordo una nueva historia, me la tomo con la misma seriedad, esté dirigida a adultos o a niños. Ahora bien, tras la larga experiencia en la animación (en el que el 90% del trabajo está dedicado a los niños), y después de terminar el ciclo de Talismán, yo tenía muchas ganas de hacer algo para el público adulto, algo más denso y serio, con lo que yo pudiera identificarme más como lectora; cambiar un poco de aires, que en la variedad está el gusto...


- ¿Por qué creéis que se editan pocos comics infantiles en nuestro mercado? ¿Dónde creéis que radica el problema y cual puede ser, en vuestra opinión, la posible solución?

TERESA:
El mundo está cambiando, el ocio está cambiando, y los niños no son una excepción. Y además este cambio sucede muy rápidamente, lo que no deja casi opciones a un análisis sereno de las causas que lo producen o de si realmente tenemos alguna responsabilidad o alguna opción de modificar según qué tendencias. Los tebeos infantiles tuvieron su época dorada cuando los niños no tenían una oferta tan amplia para cubrir sus horas de ocio como existe ahora. También creo que la tele o por supuesto los videojuegos, son opciones que, en principio, pueden resultar más atrayentes a los chicos que abrir un libro o un tebeo, que es un acto de inmovilidad física (que no mental!) y esencialmente solitario. Es importante recordar que, en cuanto a lecturas, los padres debemos hacer una labor de "puente" para que los libros lleguen a nuestros niños: llevarles a librerías, a bibliotecas, recomendarles nuestros favoritos. Ahora que los comics han sido sustituidos en los kioscos por una especie de catálogos de juguetes Disney alarmantemente escasos de contenidos sugerentes, resulta complicado y requiere un cierto esfuerzo localizar tebeos adecuados a ellos. En algún momento lo que era fácil y placentero en mi niñez (papá compra su periódico y yo tengo mi tebeo) se convirtió en algo mucho más complejo (¿Dónde se compran los tebeos? ¿Tengo que ir hasta allí? Aquí no hay tebeos de niños, sólo para mayores, hay gente rara diciendo cosas de puntos de poder o nosequé...) Es un círculo vicioso. Los editores están dejando caer el tebeo infantil y juvenil porque les es muy difícil competir con estas nuevas formas de ocio y porque están dejando de entender a los niños. Y los padres lo estamos dejando caer por desconocimiento, comodidad y porque estamos dejando de enternder a los niños. Y lo más triste es que cuando por esfuerzo o casualidad un tebeo llega a sus manos... ¡lo disfrutan tantísimo!

MONTSE:
Los editores españoles son muy reacios a editar tebeos infantiles, quizá los consideran pérdidas gananciales seguras, asi que normalmente van a lo seguro. El niño no tiene medios adquisitivos, no es realmente un "cliente" real, y son los padres quienes deciden comprar o no esos tebeos. Se debería cultivar al pequeño lector, que será el adulto que compre tebeos mañana, darle la posibilidad de mucha más lectura gratuita y variada, en las bibliotecas públicas y los colegios, de dejarle elegir a él mismo qué quiere leer, qué temas le interesan más. Me niego a creer que a los niños y adolescentes hoy sólo les interesa Crepúsculo, Naruto y Bob Esponja. Es curioso que, mientras el ocio infantil en general se diversifica, los gustos lectores se centran en tres o cuatro productos, probablemente debido a esas reticencias de los editores, esa falta de riesgo.


- Que es lo que menos os gusta de vuestro trabajo. Me explico:
Hay autores a los que no les gusta entintar, otros que se muestran reacios a las presentaciones de sus tebeos, otros más a los que les aburre el tema de la documentación, las sesiones de firmas…

TERESA:
La verdad es que no sabría decirte... Del proceso de escritura me gusta todo. Desde la idea principal que desencadena el deseo y finalmente la decisión de contar una historia, la fase de documentación que es realmente apasionante y además te permite aprender multitud de cosas que ni siquiera sospechabas, pasando por el sufrimiento y cúmulo de frustraciones y bloqueos que supone tejer una trama, pero también la satisfacción y el alivio de lograr cerrarla, y terminando por ese mágico momento que es ver como la historia escrita se vuelve imagen a través de las manos prodigiosas de Montse, debo confesar que disfruto intensamente de todo. Quizás el peor momento sea el de "echar el hijo al mundo", esperar la reacción del público, las críticas, ver si realmente has logrado conectar o no con las personas a las que querías llegar. Y aún entonces, las ventajas vencen a las inquietudes, porque todas esas opiniones son muy clarificadoras, te hacen ver tu trabajo con nuevos ojos, plantearte el éxito o fracaso de muchas de tus decisiones narrativas, de los recursos utilizados, de la opciones elegidas... y ayudan a que el trabajo futuro mejore significativamente.

MONTSE:
Hum… pues no sé...bueno, cada vez soporto menos hacer lápices elaborados; me gusta mucho más atacar la página de tinta y retocar sobre esta misma directamente. No me molesta en cambio entintar una viñeta veinte veces hasta que considero que queda bien, pero con los lápices soy cada vez más impaciente.

- ¿Nos podéis contar alguna anécdota ocurrida en las presentaciones de la obra, o firmas de esta, que os haya sorprendido o gustado especialmente?


TERESA:
Como el álbum ha salido hace relativamente poco tiempo no hemos tenido aún muchas sesiones de firmas, pero el fin de semana pasado, en Amiens, vino un padre con sus dos hijas pequeñas, a las que, para tener entretenidas, les iba contando cosas de "Curiosity Shop", de su protagonista. "¿Cómo se llama la chica?", preguntaron. "Max", respondió su padre. "¿Cómo?", le respondió la mayor, "no puede ser. ¡Si Max te llamas tú!". "Pues claro," respondió él muy orgulloso, "nos llamamos igual. ¡Y que sepas que significa los más grandes!". Fue muy simpático.



- Recomendarnos un tebeo.

TERESA:
Lydie, de Jordi Lafebre y Zidrou, que publica Norma Editorial. Creo que nunca había llorado leyendo un tebeo, hasta que lo leí. Ambos autores están aquí en estado de gracia, ofreciendo una historia sencilla, contada con un tono dulce y amable, al estilo Capra, pero capaz de llegar al fondo del alma.

MONTSE:
¡No, no puedo recomendar un sólo tebeo! Voy a recomendar tres, al azar:
- Fun Home (Alison Bechdel)
- Lydie (Lafebre y Zidrou)
- Tamara Drewe (Posy Simmonds)


Gracias Teresa, gracias Montse por vuestro tiempo y, sobretodo, gracias por este tebeo.
Seguiremos atentos a los próximos números de la serie ;)

Para saber más:

Blog de TERESA VALERO

Blog de MONTSE MARTÍN

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada